Remedios caseros para acabar con la amigdalitis

Las amígdalas inflamadas o amigdalitis son un problema que afecta a muchos y que cursa con molestias y dolor. Las amígdalas son dos extensiones de tejido linfoide ubicados en la faringe que nos brindan protección ante la invasión de bacterias o virus, razón por la cual pueden infectarse. Los niños son más vulnerables a padecer esta afección, sin embargo no hay edad específica para que se presente.

Los síntomas característicos de una amigdalitis son:

Dolor para tragar, fiebre, dificultad respiratoria, pus en la garganta, dolor de oídos, de cabeza y en las mandíbulas, pérdida de la voz, sensación de boca seca, ganglios inflamados y decaimiento.

Si has presentado alguno de estos síntomas o deseas prevenirlos a  continuación podrás obtener útiles consejos para el tratamiento casero y natural de esas molestas amígdalas inflamada.

Tratamientos caseros y naturales para la amigdalitis

remedios-para-la-amigdalitisRepasemos brevemente algunos de los mejores tratamientos caseros y naturales que podemos encontrar actualmente para tratar la amigdalitis.

Licuado de tomillo, miel y limón:

Ingredientes:

1 cucharada (15 gr) de tomillo seco.
1 taza de agua (250 ml).
El zumo de medio limón.
1 cucharada (25 gr) de miel.

Preparación:

Hierve el agua y añade el tomillo, dejándolo hervir durante 5 minutos, una vez transcurrido este tiempo déjalo en reposo 5 minutos más; agrega el zumo de limón y la miel y bebe mientras aún esté caliente. Para una mejor solución, puedes licuarlo todo en una licuadora y así tendrás una mezcla más homogénea. Si no tienes una licuadora puedes conseguir una buena sin gastarte demasiado por Internet.

Limpiar las placas de pus con bicarbonato de sodio y limón:

Es posible retirar las placas de pus que se encuentran adheridas a las amígdalas utilizando:

  • 1 cucharada (15gr) de bicarbonato de sodio.
  • El zumo de un limón.

Mezcla ambos ingredientes en la licuadora y realiza gárgaras entre 3 y 5 veces por día.

Otros remedios efectivos:

Higos y miel:

Calienta …

Cómo cambiar el estilo de vida para un bienestar más saludable

Es sabido que los excesos no son buenos y llevar una vida con vicios tarde o temprano se cobran, y muy caro.

El cigarrillo, el alcohol, la mala alimentación y el sedentarismo acarrean grandes inconvenientes a nuestra salud, por lo tanto cambiar el estilo de vida es sumamente necesario.

¿Cómo podemos cambiar a un estilo de vida saludable?

Para ello, lo principal es empezar con pequeños cambios. Por ejemplo, en la alimentación debemos incluir frutas y verduras, estás últimas pueden estar presentes en el almuerzo, ya que van a ayudar a la saciedad, ¿de qué manera? incorporándolas en pastas, o tomar carnes con ensaladas.

Las frutas también son importantes para nuestra dieta diaria, y mediante un licuado son una excelente opción.

También es necesario reducir o evitar el consumo de alcohol, ya que colabora en la acumulación de grasa en el cuerpo. Se aconseja como máximo una copa de vino en el caso de las mujeres, y dos en el caso de los hombres.

vida-saludable

Si fumas, debes dejarlo, ya que genera múltiples consecuencias en tu salud, entre ellas en el corazón, en tus pulmones, en el rendimiento sexual y más. Debes tener en cuenta, que los integrantes de tu familia son “fumadores pasivos” y ellos también tendrán problemas de salud.

Por tal motivo, es fundamental cambiar el estilo de vida para un bienestar más saludable, y la actividad física es una herramienta muy relevante. Caminar o trotar durante 30 minutos al día te ayudará con este fin y te sentirás mucho mejor. Por último la consulta al médico será una gran guía, ya que por medio de exámenes y estudios, el profesional evaluará tu estado y los pasos adecuados a seguir.

La importancia de comprometernos con nuestra salud

Es habitual escuchar “Ya estoy grande para cambiar”, sin embargo esta afirmación es totalmente falsa, todos podemos cambiar, solo es cuestión de mantener …