Remedios caseros para acabar con la amigdalitis

Las amígdalas inflamadas o amigdalitis son un problema que afecta a muchos y que cursa con molestias y dolor. Las amígdalas son dos extensiones de tejido linfoide ubicados en la faringe que nos brindan protección ante la invasión de bacterias o virus, razón por la cual pueden infectarse. Los niños son más vulnerables a padecer esta afección, sin embargo no hay edad específica para que se presente.

Los síntomas característicos de una amigdalitis son:

Dolor para tragar, fiebre, dificultad respiratoria, pus en la garganta, dolor de oídos, de cabeza y en las mandíbulas, pérdida de la voz, sensación de boca seca, ganglios inflamados y decaimiento.

Si has presentado alguno de estos síntomas o deseas prevenirlos a  continuación podrás obtener útiles consejos para el tratamiento casero y natural de esas molestas amígdalas inflamada.

Tratamientos caseros y naturales para la amigdalitis

remedios-para-la-amigdalitisRepasemos brevemente algunos de los mejores tratamientos caseros y naturales que podemos encontrar actualmente para tratar la amigdalitis.

Licuado de tomillo, miel y limón:

Ingredientes:

1 cucharada (15 gr) de tomillo seco.
1 taza de agua (250 ml).
El zumo de medio limón.
1 cucharada (25 gr) de miel.

Preparación:

Hierve el agua y añade el tomillo, dejándolo hervir durante 5 minutos, una vez transcurrido este tiempo déjalo en reposo 5 minutos más; agrega el zumo de limón y la miel y bebe mientras aún esté caliente. Para una mejor solución, puedes licuarlo todo en una licuadora y así tendrás una mezcla más homogénea. Si no tienes una licuadora puedes conseguir una buena sin gastarte demasiado por Internet.

Limpiar las placas de pus con bicarbonato de sodio y limón:

Es posible retirar las placas de pus que se encuentran adheridas a las amígdalas utilizando:

  • 1 cucharada (15gr) de bicarbonato de sodio.
  • El zumo de un limón.

Mezcla ambos ingredientes en la licuadora y realiza gárgaras entre 3 y 5 veces por día.

Otros remedios efectivos:

Higos y miel:

Calienta en una olla los higos pelados y cortados en cubos con un poco de agua y miel, removiendo bien con una cuchara de madera, hasta obtener una mezcla homogénea, que debes conservar en un frasco de vidrio cerrado herméticamente.

Puedes conservar este jarabe que aliviará el dolor y mejorará los síntomas hasta por 2 semanas. Lo recomendable es consumir una cucharada en ayunas, una al mediodía y una antes de dormir todos los días durante 1 semana.

Arcilla y leche:

Sólo necesitas:

¼ de taza de leche y 3 cucharadas de arcilla.

Preparación:

Calienta la leche.
Mezcla la leche con la arcilla hasta obtener una pasta blanca.
Utiliza una tela empapada con este preparado cuando aún este tibio, colocándola alrededor del cuello.
Sobre la tela ya utilizado coloca otra tela de algodón o lana para mantener la temperatura.
Retírala una vez que se enfría y repite el procedimiento cada noche antes de dormir.

Sal, agua y limón:

El limón es un excelente antiséptico que te ayudará a eliminar las placas de pus si realizas gárgaras con la mezcla de: el zumo de ½ limón, 1 cucharada de sal y ¼ de taza de agua.

Saponaria y salvia:

La combinación de estas dos hierbas aliviará el dolor de garganta. Sólo necesitas:
1 cucharada de salvia.
½ cucharada de saponaria.
1 taza de de agua.
1 cucharada de miel.

Preparación: calienta el agua con salvia y saponaria durante 5 minutos para obtener una infusión. Deja reposar la preparación durante 10 minutos, cuela y endulza con miel. Consume esta infusión lo más caliente que puedas.

Vino blanco, romero y miel

Para eliminar los virus necesitarás lo siguiente:

Ingredientes

3 cucharadas (45 g) de romero seco.
1 copa (100 ml) de vino blanco.
1 cucharada (25 g) de miel.

Preparación

Calienta el vino con el romero hasta que hierva.

Retira del fuego y tapa unos minutos.

Cuela y mezcla con la miel.

Realiza gárgaras 3 veces al día

Manzanilla y salvia

Ingredientes:
1 cucharada de flores de manzanilla
1 cucharada de salvia
1 taza de agua

Preparación:

Calienta el agua hasta que hierva, añade la manzanilla y la salvia y deja a fuego medio durante 5 minutos, luego retira del fuego y deja reposar durante 15 minutos. Haz gárgaras con la preparación.

Miel y borraja: excelente para aliviar el dolor causado por una amigdalitis; sólo necesitas 1 litro de agua, 100 gr de borraja y 2 cucharadas de miel. Para obtener la preparación: hierve el agua con la borraja hasta reducir el líquido a 1/3, cuela, agrega la miel y realiza gárgaras cada 3 horas.

Rábano, ajo y piña: Prepara este sencillo batido mezclando en una licuadora: 1 rábano maduro cortado, 3 rodajas de piña, 2 dientes de ajo y un poco de agua. Tómalo en ayunas.

Batido polivitamínico:

Ingredientes:

½ litro de zumo de naranja.
4 guayabas cortadas en trozos.
4 dientes de ajo finamente picados.
1 rodaja de cebolla.
2 cucharadas de miel.

Preparación: vierte y mezcla todos los ingredientes en la licuadora para obtener un batido homogéneo que funciona como antibiótico natural para el tratamiento de todo tipo de congestiones.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.